Saltar al contenido

Conociendo el tarot | WikiMujer

Infinidad de veces hemos oído hablar de este antiquísimo y tradicional juego de cartas pero, ¿sabemos realmente de que se trata? ¿sirve para conocer el futuro? ¿qué tan certera puede ser la interpretación de una tirada de cartas? Hoy en Wiki Mujer nos adentramos en el fascinante mundo del tarot y su simbología. ¡Descubrilo!

Estructuralmente el tarot se compone de 78 cartas: 22 arcanos mayores y 56 arcanos menores. Del tarot descienden todos los juegos de cartas que se conocen y se practican en la actualidad. Posee cuatro palos: espadas, bastos, copas y oros.

Para comenzar a entenderlo debemos señalar que la totalidad de las cartas pueden ser organizadas como un rompecabezas de modo tal que formen un único dibujo o mandala donde el centro podría ser el arcano “El Mundo” y alrededor de él todas las figuras restantes. Particularmente el Tarot de Marsella (del cual derivan todos los demás juegos de tarot conocidos) enseña que no es posible comprender las partes o arcanos en particular, sin concebir la obra completa como un Todo. Por eso se recomienda en principio familiarizarse con la totalidad de las cartas antes de lanzarnos a interpretarlas individualmente.

Cada arcano se relaciona uno con otro, con sus posibilidades individuales, pudiendo formar parejas o tríos. Según el orden y la forma en que aparecen dispuestos, transmiten el conocimiento a través de sus combinaciones, colores, formas y figuras.

Según los entendidos en este arte, el Tarot no predice el futuro, pero sí nos puede brindar herramientas para comprender nuestra realidad, dónde nos encontramos parados en este momento. Se trata de un lenguaje que nos habla del presente, una enorme enciclopedia de signos. Todo simboliza algo en el tarot: de ahí la importancia de la capacidad del intérprete de este fascinante lenguaje óptico. A continuación haremos un breve repaso de los arcanos mayores y su simbología.

  • El Loco: la libertad total, sin límites, sin definición.
  • El Mago: es el comienzo, la elección.
  • La Papisa: la acumulación de la experiencia.
  • La Emperatriz: el estallido creador sin saber hacia dónde va.
  • El Emperador: la estabilidad material, la estabilidad total.
  • El Papa: un paso más allá de la estabilidad.
  • El Enamorado: hacer por fin lo que a uno le gusta, entrar en relación con el mundo.
  • El Carro: acción en el mundo.
  • La Justicia: darse lo que uno merece.
  • El Ermitaño: entrar profundamente en uno mismo, entrar en crisis para encontrar la luz interior.
  • La Rueda de la Fortuna: el fin de un ciclo.
  • La Fuerza: entrar profundamente en la libido
  • El Colgado: entrar profundamente en tu lado espiritual.
  • El Arcano sin Nombre: la gran revolución y transformación hacia algo nuevo
  • Temperance: curarse, sanarse a uno mismo.
  • El Diablo: entrar profundamente en tu creatividad sin miedo de verte.
  • La Torre: lo que estaba cerrado se abre, salir de los limites mentales y emocionales.
  • La estrella: encontrar un sitio y actuar en el mundo.
  • La Luna: la poesía, la locura, la recepción.
  • El Sol: el comienzo de una nueva vida, el amor total.
  • El juicio: toda la obra, lo masculino y lo femenino en completo equilibrio.
  • El Mundo: la realización completa, la unión total.

Las debilidades de los signos

Tags

mujerSuerte