Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Ir Arriba

Arriba

31 de octubre, Día Mundial del Ahorro

31 de octubre, Día Mundial del Ahorro

 

Este día surge en el año 1924. En octubre de aquel año se reunió en Milán (Italia) el Congreso Internacional de Ahorro. Concurrieron delegados de casi todos los países y se trataron temas sobre la organización y legislación de las cajas de ahorro. Al término de las sesiones, el 31 de octubre, se dejó instituida esta fecha como el Día Universal del Ahorro.

Para conseguir ahorrar se deben de llevar a cabo unas pautas y saber adaptarse a la nueva economía doméstica. Uno de los aspectos fundamentales que ayudan a conseguir el ahorro deseado es no malgastar el dinero en cosas no necesarias o superfluas que a priori parece que son importantes pero a la larga no son más que un gasto extra innecesario. También es muy positivo saber vivir con lo justo y no derrochar el dinero.

Por eso, bien viene repasar algunos consejos prácticos para lograr cuidar el mango.

Hacer un presupuesto. Es lo primero que hay que hacer. Sin tener en cuenta cuánta plata entra a la casa y cuánto sale, difícilmente podamos administrar nuestro dinero. Hay que tratar de ser bien “finitos” con este tema, sobre todo con los gastos, sin dejar ninguno de los habituales afuera del cálculo.

Gastos fijos, aparte. Luego de ello, es recomendable separar la plata necesaria para pagar los gastos fijos de la casa, y guardarla: alquiler, cuotas de colegios, préstamos, impuestos del mes, seguro del auto, boletas de servicios, etc. A medida que vayan venciendo, tomar el dinero de ese fondo y pagar.

Distribuir el dinero. Con la plata de los gastos fijos aparte, lo que queda debe ser administrado de manera efectiva. Lo mejor es dividirlo por la cantidad de días que quedan del mes, y tratar de gastar exactamente ese monto. O al menos, que sirva como referencia. Si un día nos pasamos, al otro hay que tratar de gastar menos para equilibrar.

La compra del mes. Con los alimentos, lo mejor es hacer una compra general en el súper o el híper, de manera de dejar para la compra diaria sólo los frescos y alguna urgencia. Hay que tratar de no tarjetear en cuotas la compra del súper.

Guardar para contingencias. En el presupuesto, lo ideal es dejar un 5 por ciento de los ingresos del mes, destinado a imprevistos: rotura del auto, enfermedad de los chicos, algún arreglo de la casa. Si al final del mes, no se usó, mejor: que vaya a ahorro.

Lo que se pueda, ahorrarlo. Justamente, en la medida de lo posible, es bueno reservar algo del presupuesto mensual para ahorro. Puede ser un 10 por ciento del sueldo. Si un mes no llegamos a esa proporción, a no preocuparse: se ahorra el mes que viene.

Transporte calculado. A los gastos de movilidad también hay que tratarlos como gastos fijos. Si usa colectivos, lo recomendable es cargar la tarjeta con los viajes de todo el mes, antes que ir sumando de a dos o tres boletos. Y si se usa el auto, hay que calcular cuántos litros se gastan en todo el mes, y reservar ese dinero.

Bolsillos prudentes. Otra clave para que el presupuesto no se nos vaya de las manos, es llevar encima poco dinero en efectivo, ya que es una forma de evitar gastos innecesarios que suelen ser un golpe fatal al bolsillo.

Evaluar los resultados. Comparar lo que pensamos que íbamos a gastar con lo que finalmente se gastó: concluir, repensar y volver a plantear el horizonte de gastos para el periodo siguiente.