Saltar al contenido

La violencia durante la maternidad

Hace poco se conmemoro el día de contra la violencia de género, especialmente a favor de la mujer. Lo particular es que uno de los temas menos hablados al respecto es lo que se tiene que vivir en este sentido en torno a la concepción de un hijo. Las futuras madres y quienes ya lo son, pasan por diferentes tipos violencia durante la maternidad. Muchas de ellas quedándose sin ayuda o respuestas, regularmente para proteger a sus hijos.

Es fundamental entender que más del 40% de las madres en el mundo han tenido que soportar situaciones de violencia. Ya sea por sus parejas, médicos o familia, en cualquier caso no deja de ser un problema. Hay que ser consecuentes con este tipo de situaciones y levantar la voz a tiempo para reducir el número de víctimas. No solamente por las mujeres que ejercen su maternidad, sino por todos lo que quieren vivir en un mundo mejor.

Todo comienza con la violencia obstétrica

La violencia obstetricia

En el mundo hay dos tipos de profesionales de la medicina, los que son de vocación y los de por obligación. Particularmente en la ginecología y en la obstétrica existen muchos profesionales que no han entendido el valor de dar una nueva vida. Puede tratarse de excelentes médicos, pero que no van más alla de su labor y se concentran en lo humano.

Hay mujeres que se quejan porque sus médicos por haber recibido malos tratos o agresiones en su embarazo. Igualmente hay quienes admiten que su parto, vaginal o cesárea, no fue como siempre lo soñaron. Precisamente porque se encontraron con profesionales de la salud que no respetaron sus deseos y que simplemente estaban “haciendo su trabajo”. A tal punto que a nivel psicológico generaron consecuencias negativas difíciles de superar a nivel emocional.

La violencia obstétrica comienza cuando hay una mala respuesta del médico y sus acompañantes. Igualmente al no prestar atención a las necesidades de la madre o de su familia. Así mismo, al no tener presente sus deseos o la forma en la que quieren tener a sus hijos. Por lo que hay que saber cómo levantar la voz ante cualquier abuso ocurrido en este aspecto.

La violencia de género con la llegada de los hijos

Puede que la maternidad se plantee desde un punto ideal y hasta soñado, pero lo cierto es que no es así del todo. Con la llegada de los hijos se tienen consecuencias emocionales como la depresión, baja autoestima o desconfianza en sí misma y del entorno. Por esta razón es fundamental que las madres tengan el apoyo suficiente durante esta etapa, incluyendo la compresión profunda.

De no hacer esto, en definitiva habrá ciertos problemas, sobre todo a nivel de la pareja. Por lo que si no hay apoyo de la misma y además un maltrato constate se considera violencia durante la maternidad. Es fundamental evitar malas actitudes después de la llegada de un bebé y hacer de su ambiente el más saludable posible.

Violencia durante la maternidad ¿Qué puedes hacer?

Ante cualquier caso de violencia las mujeres necesitan buscar la ayuda apropiada. Levantar la voz es esencial para reducir este tipo de casos en todo el mundo. No estás loca, ni tampoco son las hormonas que te han cambiado y por eso estas más sensible. Es posible que estés pasando por problemas y por culpa de la sociedad sean normales para ti. Así que por ti y por tus hijos debes buscar ayuda lo antes posible.

Violencia durante la maternidad

La violencia durante la maternidad es un problema real y que muchas veces no se tiene presente. Esto tiene como consecuencia un entorno familiar insano para el crecimiento de los niños. Por lo que es fundamental empezar a trabajar en librarse de este tipo de situaciones tan dañinas para todos.